Supongo que la depravación vendrá de familia, viendo a mi hermana lo que disfruta cuando le dan por el culo me hace plantearme hasta qué punto la genética hace de las suyas, y es que en mi familia no hay nadie que no tenga una perversión.